Aerogeneradores: toda la verdad

Un análisis comprensivo de la Energía Eólica.

I1.  La fuente de energía.

La fuente de energía con la que se alimenta una turbina eólica es la llamada "energía cinética" del viento, es decir la del movimiento de aire. Obviamente esto se aplica tanto a los molinos de viento antiguos como a los modernos aerogeneradores de hoy día.

Esta energía cinética se puede expresar en una fórmula física. Sin excepción, todas las características, y por tanto la producción, los riesgos y los costes de las turbinas eólicas son resultado de ésta fórmula física. Es ésta formula la que determina la cantidad de energía cinética producida.

The formula is: Es = f . mspec . v3

La fórmula es:

La masa específica del aire mspec, que expresa la masa por metro cúbico, es excepcionalmente pequeña: no más de 1,18 kg/m3. Comparado con la masa específica del agua, que es 1.000 kg/m3, el aire es 900 veces más ligero.

De acuerdo con estos conceptos técnicos y comparado con otros medios motrices aplicados a otros métodos de obtención de energía, la velocidad del viento es también extremadamente pequeña.

Por tanto, la potencia de una turbina eólica varía fuertemente como resultado de la variable velocidad del viento y el factor v3 entre un valor máximo y un cero o casi cero. Ese cubo es el golpe mortal para la producción estable de electricidad mediante turbinas eólicas.

Es imposible, para una turbina eólica, producir corriente de una intensidad útil a partir de una fuerza de viento Beaufort 2 ó 3, dada la mínima energía cinética del viento en esas condiciones. Afirmar lo contrario es un "cuento de hadas" propagandístico, sea el modelo de aerogenerador que sea, grande o pequeño, con un eje horizontal o vertical. Con tan poco viento, los aerogeneradores simplemente se quedan quietos. Como podréis verlos muchas veces.

Simplemente para comparar: considere el comportamiento de una turbina de vapor o de agua.

En el caso de una turbina de vapor, el vapor bajo una alta presión y temperatura atraviesa furiosamente la turbina a muchos kilómetros por hora. En el caso de una turbina de agua, también es una enorme masa de agua de miles de kilos en torrente, la que pasa a través de la turbina. No es sorprendente por tanto, que la potencia de las turbinas de vapor y de agua sea cientos de veces más grande que la de las turbinas eólicas. Uno debe darse cuenta de que: una central convencional de combustible o una central hidroeléctrica puede producir fácilmente electricidad con casi un 100% de fiabilidad, y cuando el operador de la central lo considere oportuno producirá 600 MW durante semanas o incluso meses. Cada gran aerogenerador de 3 MW puede producir quizás con una potencia media de 0,75 MW - 1,1 MW dependiendo de cómo sople el viento.

Todos los aspectos hasta aquí expuestos determinan completamente el comportamiento de los aerogeneradores. Y esto es imposible cambiarlo de ninguna manera. Tampoco mediante ninguna de las llamadas "innovaciones", no importa lo que los accionistas y promotores de los eólicos declaren a los contrarios. La ley de la naturaleza prevalece, no importa que uno considere los aerogeneradores útiles o sinsentido. Esto prueba que la energía cinética del viento que debe proporcionar la fuerza mecánica para mover la hélice tiene, inevitablemente, tres características muy importantes:

  1. Como ya dijimos, la cantidad de energía que se genera solo puede ser muy pequeña en comparación con cualquier otra forma de generación de energía, como por ejemplo las turbinas de vapor o las de agua.
  2. Como consecuencia de la incontrolable variación de la velocidad del viento, la energía generada varía significativa y frecuentemente entre el máximo y el cero.
  3. Estas extremas y frecuentes oscilaciones que ocurren, en la pequeña producción de energía, son totalmente dependientes de la velocidad aleatoria del viento. La cantidad de energía media anual producida por una turbina eólica será por tanto considerablemente más reducida que la potencia máxima para la que ha sido construida.

Estos dos gráficos muestran hasta qué punto varía la cantidad de energía producida por las turbinas eólicas:

grafiek1

El primer gráfico muestra la energía generada por un aerogenerador de 600 kW en la costa holandesa del Mar del Norte, durante todo un año (8.760 horas). Como se puede esperar, estas variaciones fueron considerablemente mayores que las variaciones de la velocidad del viento, debido al cubo de la fórmula. El siguiente gráfico se ha tomado del "Informe Eólico 2005" de la empresa alemana E.ON.

grafiek2

Este gráfico muestra la energía total producida por 7.000 aerogeneradores en Alemania. Los aerogeneradores estaban esparcidos desde la costa del Mar del Norte hasta Suiza/Austria. Esta es la prueba de que dispersar aerogeneradores en una vasta área no ayuda a hacer que la producción de energía sea más constante, no importa que hablemos de aerogeneradores en tierra o mar adentro. De acuerdo con el mero sentido común: la suma de cantidades completamente impredecibles y caóticas obviamente no hace que sean menos caóticas e impredecibles. No importa que el grupo de aerogeneradores estén en tierra o en el mar. No importa lo que los promotores de la industria eólica sostengan. También queda claro, lo difícil que es conseguir que la red proporcione un suministro de energía estable desde el caos de los cientos de picos de energía eólica, ajustando la producción de energía mediante centrales tradicionales.

Este comportamiento totalmente impredecible de los aerogeneradores y los grupos de aerogeneradores tiene una consecuencia, que del total de potencia eólica instalada se puede contar con, ¡ no más del 10% o incluso menos, como sustituto realmente fiable de la electricidad producida convencionalmente!.

Están también los porcentajes registrados por los técnicos de E.ON en Alemania. Cuando examinamos con cierto detalle el segundo gráfico, parece claro que la conclusión a la que llegaron esos técnicos no es en absoluto ilógica.

Significa que alrededor del 90% de la llamada "potencia eólica instalada", debe estar disponible o incluso ser generada desde las centrales de energía convencionales, con el fin de compensar las oscilaciones de la fuerza del viento. Además, será necesario realizar muchos ajustes complicados y costosos en la red nacional, tales como nuevas líneas eléctricas de alta tensión, intercambiadores, equipamiento de protección, etc.

Esta es una de las razones por la que los promotores de la energía eólica nunca publicarían un gráfico así con los centenares de oscilaciones de energía eólica agregada producida de un grupo numeroso de aerogeneradores. Ellos no dicen ni una palabra de los riesgos reales que suponen para el funcionamiento estable de la red nacional. Algunas veces cuentan tan solo que la potencia del aerogenerador varía según la fuerza del viento. Pero eso es solo una pequeña parte de la no tan agradable historia completa, y por tanto es engañoso.

En los siguientes capítulos puedes leer mucho más, en una sucesión lógica, sobre todas las desventajas y los riesgos inherentes de la energía eólica. Como en los capítulos IV1 y VI1.

Volver al principio de la página.

Valid XHTML 1.0 Transitional